miércoles, 4 de abril de 2012

GOLDMAN SEX


Si proxeneta es “una persona que obtiene beneficios de la prostitución de otra persona”, según el DRAE, ¿podría un banco, persona jurídica, ser considerado proxeneta? He ahí una cuestión de actualidad.

Backpage.com está considerada por las autoridades estadounidenses como uno de los sitios webs dedicadas a los anuncios de sexo más destacados entre los cientos de estas páginas en Internet, algunas de ellas alojadas en centros offshore, en paraísos fiscales, donde disponen de mayor libertad para los contenidos. Y en estos últimos tiempos Backpage.com ha venido siendo acusada pública y seriamente de participar en el tráfico de prostitución de menores y esclavas sexuales.

El propietario de tal sitio web es la corporación mediática estadounidense Village Voice Media con sede en Phoenix, Arizona, participada por Goldman Sachs Group Inc., a través del fondo de capital riesgo GS Capital Partners III, desde el año 2000 hasta 2012, según la información recogida en el periódico digital The Huffington Post (2/4/2012) y otros medios. Se afirma que Village Voice Media es la empresa privada que obtiene mayores ingresos en los EEUU del negocio del sexo en la Red.

Al parecer dos hechos han conducido a un giro en la política inversora de Goldman Sachs en este tipo de negocios. Por un lado, tras una serie de adquisiciones por la corporación Village Voice Media, se redujo la importancia relativa de la participación accionarial de Goldman Sachs. Y desde 2010, la presión pública, incluida la publicación de una carta de denuncia de 17 fiscales generales de los EEUU, llevó al cierre de otro importante sitio web de anuncios de sexo, Craigslist, lo que produjo un aumento de los referidos negocios digitales de Backpage.com. Y recientemente se ha generado en los EEUU una creciente ola de críticas contra el comercio del sexo con menores que ha implicado a celebridades, fiscales, congresistas y a la prensa. Incluso un periodista de The New York Times ha provocado la apertura de una investigación oficial sobre la implicación financiera de Goldman Sachs en tales negocios con comentarios sobre la pretendida ética de los negocios que dice practicar esta firma.

Lo cierto es que se afirma que todos estos hechos han llevado a Goldman Sachs ha vender apresuradamente el mes pasado su participación en Village Voice Media, que había ido disminuyendo hasta el 16 % del capital de este grupo mediático. Una decisión de desinversión que los medios han asociado a la campaña de críticas a tales negocios del sexo con menores. Pero que ha evidenciado una vez más, como documentamos en nuestro libro, que la banca financiera carece de límites en la búsqueda de rentabilidad para sus negocios.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario